Eje guiado de módulo para brazos de pintura, una pieza multifuncional impresa en 3D

Presentamos una de las nuevas piezas que hemos desarrollado 100% en tecnología de impresión 3D (MJF) para la línea de pintura daVINCI, un proyecto, del que ya habéis podido ver otras piezas, que enseñaremos al completo en mayo de este año. Se trata de un elemento interesante de ver y de entender, porque no solamente está fabricado en PA12 con tecnología de impresión aditiva, sino que está pensado únicamente para qué sea así.

Estamos hablando de una pieza de maquinaria 3D estructural, que se confiere como la parte conducida del sistema de tracción para el movimiento horizontal de las pistolas de pintura, que además incorpora nuevas funcionalidades.

 

 

Maquinaria tradicional versus maquinaria 3D

Si hubiéramos querido alcanzar los mismos objetivos cumpliendo los estándares de la industria tradicional, este elemento, que ahora no pesa más de un quilo y medio, pesaría aproximadamente unos veinte quilos. Además, para fabricarlo deberíamos componerlo de nueve piezas, que se tendrían que soldar de manera conjunta y mecanizarlas a posteriori.

En cambio, gracias a un diseño optimizado para su fabricación con tecnología aditiva y en PA12, se ha podido realizar una pieza funcional e innovadora, que usa el mínimo de material posible y que es capaz de soportar un peso de hasta 200 quilos en el eje Z, al mismo tiempo que aguantar la tensión que genera la correa.

 

 

Una pieza, tres funciones:

Asimismo, esta pieza incorpora una triple función. En primer lugar se trata de un elemento estructural que sujeta los tubos de la estructura del módulo de pintura, constituyendo el eje z. Al estar todo impreso en 3D, el eje deja de ser únicamente una barra mecanizada de metal, estando integrado en esta misma pieza. Un hecho que reduce mucho el peso y nos hace necesitar menos energía para acelerar y desacelerar los brazos, permitiéndonos una mejor precisión en el posicionamiento de los mismos.

 

 

En segundo lugar, nos encontramos con la polea, que conjuntamente con el eje impreso es capaz de soportar 8.4 Nm, generados por el servomotor de 750w y con un exclusivo reductor de alta precisión y bajo juego, con un coeficiente de reducción 1:10. Además, esta polea soporta la aceleración de 1,5 m/s2 hasta que consigue llegar a la velocidad ideal para pintar de 1m/s, girando a 260 rpm.

Por último, en la parte trasera de la pieza está situado el pulse sensor, que se encarga de ir contando pulsaciones. Su uso consiste que en caso de no tener activado el servomotor y de que el sensor inductivo no dé señal, el pulse consigue que se pueda detectar un posible fallo en la correa o el carro, ya sea una rotura de la misma o un bloqueo generado por un elemento externo de la máquina, generando una alarma y produciendo una parada de emergencia.

Como podéis ver ésta es una de tantas otras piezas que demuestra las posibilidades de aplicar ingeniería a la tecnología de la impresión aditiva, generando nuevas opciones de ver, entender y vivir el mundo de la maquinaria 3D.